sábado, 17 de junio de 2006

CON VERSOS: Juan Gelman




LA LLAVE DEL GAS


La mujer del poeta está
condenada a leer o a escuchar los
versos del poeta que humean
recién sacados del alma. Y más:
la mujer del poeta
está condenada al poeta, a ése
que nunca sabe dónde
está la llave del gas y finge
que pregunta para saber
cuando sólo le importa preguntar
lo que no tiene respuesta.


NOTA AL PIE DE "LA LLAVE DEL GAS"

La mujer del poeta se enojó con el poema “la llave del gas”.
No ve por qué la metapalabra de la palabra, o la ambigüedad de la palabra, o las heridas que la palabra produce, puede impedir a cualquiera saber dónde está la llave del gas y cómo se cierra y abre. Tiene razón.
El poeta está en error porque la llave de la palabra, digamos, ni se cierra ni se abre, y hasta pretende que ni existe, y menos su metapalabra, ambigüedad heridora o vacío.
La realidad de la cocina tranquiliza, hay llaves que se cierran, se abren, funcionan cumpliendo la función de demostrar que hay cosas que se cierran y se abren, y suenan desde ayer en mi cabeza que no puedo cerrar.

Juan Gelman

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hi! Just want to say what a nice site. Bye, see you soon.
»