jueves, 6 de julio de 2006

ARDITO NUOTATORE


Uno de los sitios más evocadores que conozco es el pueblecito italiano de Portovenere. Se trata de un pequeño pueblo situado al pie de las escarpadas costas de la Liguria en el Golfo de los Poetas.
El Golfo se llama así porque en esta zona estuvieron asentados Percy Shelley y Lord Byron. De hecho, Shelley murió en las aguas del golfo. Poco antes, según cuenta la leyenda, el atrevido Lord Byron, desafiando el oleaje, había cruzado el golfo a nado, desde Portovenere a Lerici.

"El baño" de Maximilian Pfalzgraf




ARDITO NUOTATORE

“Questa grotta,

inspiratrice di Lord Byron

ricorda l’immortale poeta que,

ardito nuotatore, sfidò le onde

del mare da Portovenere a Lerici”

(INSCRIPCIÓN EN LA GROTTA ARPAIA.

PORTOVENERE. ITALIA)



Portovenere. Amanece.

La luz muerde apenas
las manzanas oscuras de la noche
y sangran sus encías
tiñendo de amenaza la sonrisa
que entre el agua y el cielo
clava el diente.

Buscando la belleza en las fuentes de su origen,
un joven inglés se arroja al agua.
Como es joven y es poeta,
se huelga recogiendo el desafío de las olas
que lo palpan sin guantes,
que lo abrazan con prisa,
que se beben los vientos que traía en su boca.

No es su brazo tan fuerte que no sufra
el rigor de las aguas,
que adelantan los codos para el pulso
y, por turnos,
revientan en espuma
como puños que arrastra la corriente.

Es el mar y sus gallos de pelea,
que se arrancan la cresta a borbotones.
Es la mar
que menea sus volantes
seduciendo al atrevido nadador,
poniendo freno
al vigor de la osadía en movimiento.

Buscando la belleza en las fuentes de su origen,
un joven inglés sucumbe al agua.
Cae al fondo
y, en el último momento,
una mano que lo arrastra a tierra.

Y el aliento de Venus en su espalda.


David Hidalgo Vernalte

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Very pretty site! Keep working. thnx!
»

Anónimo dijo...

I find some information here.

Anónimo dijo...

Me encanta, David. Eres un pequeño genio con la metáforas y has conseguido que todos nos imaginemos a ese intrépido nadador.
Algún día deberemos volver a Portovenere a ver amanecer.

Un beso

Gladis