jueves, 30 de noviembre de 2006

ADAPTACIÓN



ADAPTACIÓN. EL LADRÓN DE ORQUÍDEAS

Quizá una de las películas que más me han sorprendido.
Ya había visto Cómo ser John Malkovich y Olvídate de mí, y creía que Charlie Kaufman no me volvería a sorprender.
Sin embargo, la historia de esta adaptación es in duda una de las más originales que he visto.
Al parecer, al guionista le encargaron la adaptación de uno de los libros más leídos en EEUU, El ladrón de orquídeas, protagonizado por un tipo que se obsesiona con las orquídeas más raras, lo que le sirve a la autora para hacer una profunda reflexión sobre las pasiones humanas.
Adaptado por otro, esta historia hubiera sido un pestiño hiperromántico no apto para diabéticos.
Sin embargo, el guionista aprovecha esta historia para mostrar los procesos creativos del autor, mostrándose a sí mismo como protagonista, con lo que la narración asume un giro impresionante: el guionista se obsesiona con la autora de la novela que a su vez se obsesiona con el protagonista que a su vez se obsesiona con las orquídeas. Existe por tanto un cúmulo de pasiones a distintos niveles que convierten esta película en una de las reflexiones más profundas sobre las obsesiones del artista durante el proceso creativo.
Se realiza además un estudio sobre las posibilidades del arte en la sociedad contemporánea, enfrentando la creación artística pura con los condicionamientos del mercado.
En definitiva, un ejercicio maduro y original sobre el arte y sobre las pasiones humanas.

+MÁS

No hay comentarios: