sábado, 17 de junio de 2006

ARTE: Washing Machine


Roy Lichtenstein es sin duda uno de los autores más conocidos del Pop Art.
Artista gráfico y escultor, fue conocido sobre todo por sus interpretaciones a gran escala del arte del cómic. Nació en Nueva York y obtuvo el doctorado en Bellas Artes por la Universidad estatal de Ohio en 1949. Sus primeras obras eran de estilo expresionista abstracto, pero después de 1957 comenzó a experimentar con imágenes tomadas de los cómics que había en los papeles de envolver chicles, libremente interpretadas y mezcladas con imágenes sacadas de los cuadros del Viejo Oeste de otro artista estadounidense, Frederick Remington. A partir de 1961 se dedicó por completo a producir arte mediante imágenes comerciales de producción masiva. Sus historietas de cómics, como Good Morning, Darling (1964, Galería Leo Castelli, Nueva York), son ampliaciones de los personajes de los dibujos animados, reproducidas a mano, con la misma técnica de puntos y los mismos colores primarios y brillantes que se utilizan para imprimirlos. Sus últimas obras, entre las que están las reproducciones de personajes muy populares de la novela rosa, paisajes estilizados y copias de postales de templos clásicos, muestran la influencia de Henri Matisse y Pablo Picasso. También sus esculturas recrean los efectos de los cómics. Ha realizado obras en cerámica. En 1993 el Museo Guggenheim de Nueva York expuso una retrospectiva de su obra que viajó por muchos otros países.




CON VERSOS: Juan Gelman




LA LLAVE DEL GAS


La mujer del poeta está
condenada a leer o a escuchar los
versos del poeta que humean
recién sacados del alma. Y más:
la mujer del poeta
está condenada al poeta, a ése
que nunca sabe dónde
está la llave del gas y finge
que pregunta para saber
cuando sólo le importa preguntar
lo que no tiene respuesta.


NOTA AL PIE DE "LA LLAVE DEL GAS"

La mujer del poeta se enojó con el poema “la llave del gas”.
No ve por qué la metapalabra de la palabra, o la ambigüedad de la palabra, o las heridas que la palabra produce, puede impedir a cualquiera saber dónde está la llave del gas y cómo se cierra y abre. Tiene razón.
El poeta está en error porque la llave de la palabra, digamos, ni se cierra ni se abre, y hasta pretende que ni existe, y menos su metapalabra, ambigüedad heridora o vacío.
La realidad de la cocina tranquiliza, hay llaves que se cierran, se abren, funcionan cumpliendo la función de demostrar que hay cosas que se cierran y se abren, y suenan desde ayer en mi cabeza que no puedo cerrar.

Juan Gelman

TE DOY UNA CANCIÓN: Monochrome


Yann Tiersen y Dominique A colaboran en esta canción que nos habla sobre la monotonía de la vida cotidiana.

WASHING MACHINE


La vida cotidiana:

ARTE: Sun-roof

Oliver Bevan

CON VERSOS: Joan Margarit


FAROS EN LA NOCHE

Intento seducirte en el pasado.
Las manos al volante y esta luz
de club nocturno del tablier me dejan
-fantasía invernal- bailar contigo.
Detrás de mí, igual que un gran camión,
el mañana hace ráfagas de luces.
No lo conduce nadie y me adelanta,
pero ahora tú y yo viajamos juntos
y el coche puede ser el dos caballos
de los años sesenta hacia París.
"Je ne regrette rien" canta Edith Piaf.
Bajo la ventanilla, entra la noche
fria de la autopista, y el pasado
se aproxima de cara, velozmente:
cruza y me ciega sin bajar las luces.



Joan Margarit ejerce actualmente su profesión de Arquitectura en la ciudad de Barcelona donde además ocupa una cátedra en la Universidad de Barcelona.
Es uno de los mejores poetas catalanes vivos, cuya obra abarca una extensa variedad temática. Su poesía la retrata muy bien Sam Abrams cuando dice que el poeta siendo un sensualista, no puede permitir que su poesía no sea un vehículo para proyectar hacia el mundo su amor sensorial y sensual a las cosas de la vida.
Desde el año de 1980 el poeta decidió utilizar el catalán como lengua literaria, con la que ha publicado casi el total de su obra poética integrada por más de quince libros entre los que destacan: «Mar d’hivern» en 1986, «Llum de pluja» en 1987, «Edat roja» en 1989, «Els motius del llop» en 1993 y «Aiguaforts» en 1995.
A partir de 1999, el poeta publicó ediciones bilingües de sus libros «Estación de Francia», «Cien poemas», «Poesía amorosa completa» y «Joana», en memoria de una de sus hijas quien falleció a la edad de treinta años.

Otros poemas de Joan Margarit



TE DOY UNA CANCIÓN: Le matin


Esta canción de Goran Bregovic, tan ajena a su habitual folklorismo balcánico, pertenece a su disco "Songbook".

TRÁFICO


Mientras llega el carnet por puntos, una nueva trilogía

viernes, 16 de junio de 2006

CON VERSOS: Anónimo bakuba (Congo Central)

Y para seguir con el espíritu africano, un poema anónimo de la tribu bakuba (Congo Central).



No hay aguja sin punta penetrante
No hay navaja sin hoja afilada
La muerte llega a nosotros de muchas formas.
Con nuestros pies andamos por la tierra del chivo
Con nuestras manos tocamos el cielo de Dios
Algún día futuro, en el calor del mediodía,
seré llevado en hombros
a través del pueblo de los muertos
Cuando muera, no me entierren bajo los árboles del bosque,
le temo a sus espinas.
Cuando muera, no me entierren bajo los árboles del bosque,
le temo al agua que gotea.
Entiérrenme bajo los grandes árboles umbrosos del mercado
Quiero escuchar los tambores tocando
Quiero sentir los pies de los que bailan.

ARTE: Loral and her children

Y seguimos con el aire africano, que nos trae a Nicholas Wolfson, un pintor neoyorquino que ha viajado a más de 40 países impregnándose de las diferentes lenguas y culturas. Ha sido marino mercante y granjero, intérprete y voluntario. Su realismo fantástico hace de él una de las propuestas más interesantes de la actualidad.
Otras obras del autor

TE DOY UNA CANCIÓN: Senegal Fast Food

TE DOY UNA CANCIÓN: Senegal Fast Food

Amadou et Mariam son dos cantantes africanos, naturales de Mali, ambos sufren de ceguera y son marido y mujer. En esta colaboración con Manu Chao se funden las raíces africanas y la producción europea. Su último disco, "Dimanche a Bamako", se ha convertido en un gran éxito en toda Europa.

domingo, 11 de junio de 2006

CON VERSOS: Claribel Alegría

VUELO INTERRUMPIDO

Soñé que era un ala
desperté
con el tirón
de mis raíces.


Claribel Alegría nació en Estelí, Nicaragua, en 1924. Desde muy niña vivió en El Salvador. Ha publicado una veintena de libros de poesía y narrativa así como testimonios históricos en colaboración con su marido, Darwin J. Flakoll. Entre estos últimos destacan Fuga de Canto Grande (1992) y Somoza: Expediente cerrado (1993).La conocí el mes pasado en una charla sobre Juan Ramón Jiménez, de quien fue discípula y amiga.[La imagen es de Chema Madoz]

sábado, 10 de junio de 2006

TE DOY UNA CANCIÓN: Dinata Dinata




Ésta es sin duda una de las canciones más conocidas de Elefthería Arvanitaki, una cantante griega que se acompaña de los armenios Ara Dinkjian y Arto Tuncboyaciyan en esta canción que se ha convertido en un clásico

domingo, 4 de junio de 2006

CHINOISERIES


Oriente en el cine contemporáneo


De acuerdo a la definición de E.Said, el orientalismo es una práctica discursiva compleja por medio de la cual el Occidente “produjo” el Oriente a base de un sistema de conocimientos que enfatizaba las diferencias entre los dos.

Se puede rastrear, por tanto, una corriente orientalista que traspasa la cultura europea contemporánea desde el siglo XIX. Y es que el arte y la literatura modernos surgen precisamente de una huida de su propia realidad circundante, con lo que se produce una evasión hacia lo desconocido, hacia lo primigenio, hacia lo exótico.

Y en las porcelanas y las sedas, los jardines y las piedras de jade, los milenarios secretos y la sabiduría ancestral, se podía encontrar ese espíritu de rebeldía contra la sociedad burguesa, instalada en el pragmatismo y ajena al arte.


Épater le bourgeois!

Bajo esta máxima comenzó una tendencia artística, esencialmente literaria y pictórica, en la que se planteaba un rechazo de los valores burgueses de la utilidad y el pragmatismo, de forma que surgen nuevos valores “modernistas” basados en la intrascendencia, en la belleza sin utilidad, en l’art pour l’art.

Y, claro, ¿cómo evadirse de la sociedad burguesa? ¿dónde encontrar esa melancolía en la que la belleza supere el pragmatismo burgués? ¿dónde encontrar - en definitiva - esa sociedad no contaminada, más primitiva y exótica?

La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.

Nos responde la famosa princesa de la boca de fresa de Rubén Darío, que intenta huir de su realidad para satisfacer su deseo. Y estamos, cómo no, ante el gran tema de la modernidad: la frustración del hombre contemporáneo al no poder llevar a cabo sus anhelos en una sociedad que no lo comprende. La realidad y el deseo.

Por tanto, el artista contemporáneo puede asumir dos vías: la lucha o la huida.

Multitud de autores han intentado luchar contra los mecanismos de la sociedad occidental. Sin embargo, al intentar liberarse de los obstáculos impuestos por el horizonte burgués, el artista ve su deseo insatisfecho, con lo que llega a la frustración, al destino trágico.

Otros autores optan, no obstante, por un destino no menos trágico: el de la huida, el de la evasión. Y aquí es donde encontramos esa tendencia orientalista que llega hasta hoy.


El oriente de ocasión

Sin embargo, lo oriental no es en nuestros días lo desconocido, lo exótico, lo antiburgués.

Es difícil caminar dos manzanas sin encontrar tres bazares chinos llenos de budas de plástico y mandalas luminosos, donde te llevas el oriente a tu casa por un euro.

Y es que lo que fuera símbolo de lo espiritual, de lo inútil, de lo bello, es hoy símbolo del nuevo capitalismo, con riendas y espuelas, que nos llega en contenedores que inundan el mercado de chinerías de ocasión.


Los bosques de bambú

Parece mentira, por tanto, el éxito de la tendencia orientalista del cine actual, que se empeña en continuar mostrando ese mundo tradicional, primigenio, exótico.

Quizás los autores orientales anden buscando en su propia cultura una solución al galopante capitalismo que crece en los mercados de Oriente.

Desde esa perspectiva, autores como Zhang Yimou dedican gran parte de su obra a mostrar el sabor tradicional, las costumbres perdidas, esa espiritualidad trastornada en el trasiego de las últimas décadas. Además, lo hacen con las mismas características que los artistas de finales del XIX: esteticismo y espiritualismo.

Es paradójico además que, con esta fórmula aparentemente antiburguesa, Zhang Yimou se haya convertido en uno de los principales motores de la industria cinematográfica china, con superproducciones de gran presupuesto.

En la misma línea pero con interesantes matices, encontramos a otro de los autores orientales más reconocidos, al coreano Kim Ki Duk, que muestra en sus películas la sociedad contemporánea, adentrándose en un estudio de los comportamientos del hombre actual en una sociedad que conserva tradiciones ancestrales junto a un arrollador pragmatismo burgués.


Do you like pinneaple?

Quizás el autor oriental más adaptado a la nueva sociedad sea Wong Kar Wai, que, sin abandonar el esteticismo, asume la realidad contemporánea, indagando en algunos de los temas universales – el amor, el tiempo – sin caer en los tópicos orientalistas del siglo pasado.

Aparentemente superficial, infinitamente pretencioso, profundísimo esteta, Wong Kar Wai se alza como autor de películas con sabor oriental, pero exentas de la filosofía de baratillo habitual en las producciones de sus colegas.

Los platos tradicionales de la protagonista de El camino a casa (Zhang Yimou, 1999), se convierten en la comida rápida de Chungking Express (Wong Kar Wai, 1994). El cortejo complejísimo de El arco (Kim Ki Duk, 2005), en la misma película de Wong Kar Wai, se queda en un simple “Do you like pinneaple?”

sábado, 3 de junio de 2006

CON VERSOS: Claudio Rodríguez

Quiero compartir también algunos de los versos que más me gustan.
Hoy, por ejemplo: "Alto jornal" de Claudio Rodríguez:

ALTO JORNAL

Dichoso el que un buen día sale humilde
y se va por la calle, como tantos
días más de su vida, y no lo espera
y, de pronto, ¿qué es esto?, mira a lo alto
y ve, pone el oído al mundo y oye,
anda, y siente subirle entre los pasos
el amor de la tierra, y sigue, y abre
su taller verdadero, y en sus manos
brilla limpio su oficio, y nos lo entrega
de corazón porque ama, y va al trabajo
temblando como un niño que comulga
mas sin caber en el pellejo, y cuando
se ha dado cuenta al fin de lo sencillo
que ha sido todo, ya el jornal ganado,
vuelve a su casa alegre y siente que alguien
empuña su aldabón, y no es en vano.

TE DOY UNA CANCIÓN: The scene

Me gustaría compartir con vosotros algunas de las canciones que me gustan, o simplemente aquéllas que me interesan o me transmiten algo, con las que me río. En fin.

Una canción para empezar:
Bajo el título "The scene" se esconde una melodía estupenda, pegadiza, tan sencilla...
Su autor, como muchos sabréis, es Wim Mertens, uno de los adalides de la música minimalista, que, aunque a veces cansa, consigue hallazgos como esta canción

ARTE: A propósito del desborde


Quisiera inaugurar estas páginas con uno de los pintores actuales que más me gustan. Se trata de Armando Mariño, un cubano nacido en 1968 que con una técnica realista consigue reflexionar sobre el propio concepto de arte, desmontando muchos de los tópicos habituales del arte occidental.

Para saber más:
Armando Mariño Calzado

Un blog espumoso

Cine, literatura, arte, música, publicidad.

Destapamos la botella

Bienvenidos.