lunes, 12 de febrero de 2007

CATORCE PASOS PARA UN TANGO

CATORCE PASOS PARA UN TANGO
David Hidalgo Vernalte

Descubrir al amor vuelto plebeyo
hiriendo las baldosas de puntillas,
buscando el equilibrio en tus rodillas
con un gesto tan triste como bello.

Asaltar la penumbra, erguir el cuello,
navegar con las manos tus orillas,
sucumbir al ciclón de pantorrillas
que deja nuestras voces sin resuello.

Presentir la pasión bajo tu falda,
dejarse sorprender entre los lazos
que tus dedos deslizan en mi espalda.

Huir de la razón pagando a plazos
los segundos que tejen la guirnalda
que marchite mi frente entre tus brazos.