viernes, 23 de marzo de 2007

RUBÉN DARÍO: Propósito primaveral

La primavera y la carne. Rubén Darío en su faceta más erótica celebra el cambio de estación. Hedonismo en estado puro.

Jessica Doyle, Abtracted sex


PROPÓSITO PRIMAVERAL
Rubén Darío

A saludar me ofrezco y a celebrar me obligo
tu triunfo, Amor, al beso de la estación que llega
mientras el blanco cisne del lago azul navega
en el mágico parque de mis triunfos testigo.

Amor, tu hoz de oro ha segado mi trigo;
por ti me halaga el suave son de la flauta griega,
y por ti Venus pródiga sus manzanas me entrega
y me brinda las perlas de las mieles del higo.

En el erecto término coloco una corona
en que de rosas frescas la púrpura detona;
y en tanto canta el agua bajo el boscaje oscuro,

junto a la adolescente que en el misterio inicio
apuraré alternando con tu dulce ejercicio
las ánforas de oro del divino Epicuro.

3 comentarios:

Jara dijo...

Nunca me olvidaré del poema "A Margarita Debayle" de Dario que mi padre me "contaba" una y otra vez cuando era pequeña y del que nunca me cansé...èl decía..."Jarita, está linda la mar, el cielo huele a esencia sutil de azahar..." Y aunque alguna vez se le olvidaran las líneas siempre hacía que me imaginara en el palacio de diamantes o en el kiosko de malaquita rodeada de elefantes.

David Hidalgo dijo...

Mi madre me leía a Lorca y Hernández. De hecho, Rubén Darío no me gustaba nada, hasta que lo retomé hace unos años...

Lupe García dijo...

ME HE QUEDADO SIN PALABRAS.
TENÍAS RAZÓN