domingo, 29 de abril de 2007

MIGUEL D'ORS: Raro asunto

La Roue de la Fortune.
Calque de Miniatures de l’Hortus Deliciarum de Herrade de Landsberg.

Raro asunto

Miguel d'Ors

Raro asunto la vida: yo que pude
nacer en 1529,
o en Pittsburg o archiduque, yo que pude
ser Chesterton o un bonzo, haber nacido
gallego y d’Ors y todas estas cosas.
Raro asunto
que entre la muchedumbre de los siglos,
que existiendo la China innumerable,
y Bosnia, y las cruzadas, y los incas,
fuese a tocarme a mí precisamente
este trabajo amargo de ser yo.

lunes, 16 de abril de 2007

BLACKSAD: Un bogart felino

Viñeta de "Blacksad. Un lugar entre las sombras", por Juanjo Guarnido.


En estos tiempos en los que el cine parece asumir por completo el mundo de la narración gráfica, el cómic nos sorprende todavía con impactos visuales como el que suponen los cómics que Guarnido y Canales vienen realizando desde unos años, bajo el nombre de su gatuno protagonista, Blacksad.
Con unas viñetas muy cuidadas, se recrea el universo del cine negro, con toda la oscuridad psicológica de sus personajes, con los habituales ambientes sórdidos, enrarecidos por el crimen y las pasiones. En este caso, sin embargo, este espacio ya conocido se renueva mediante la utilización de animales antropomorfos, que expresan con gran exactitud una gran gama de emociones y sentimientos. Cada animal expresa (es) una sensación, de forma que el gato protagonista aparece con los rasgos propios del héroe hollywoodiense del cine negro, pero a la vez con toda la elegancia, la independencia y el misterio de un gato negro. El comisario Smirnov, bajo al apariencia de un pastor alemán, expresa perfectamente la contención y la sobriedad de su cargo. Los malvados, bajo la apariencia de comadrejas, serpientes, lagartos, generan desagrado al primer vistazo.
De esta forma, una historia bastante convencional, que respeta los modos del género negro, se convierte, mediante los dibujos de Juanjo Guarnido, en todo un espectáculo visual, en el que cada gesto está medido, cada enfoque es sugerente, cada gama cromática es la apropiada.
En definitiva, a pesar de un guión bastante tópico, una gran obra gráfica.

miércoles, 11 de abril de 2007

BINTA Y LA GRAN IDEA


Este corto de Javier Fesser estuvo nominado en la pasada edición de los Óscars. Desde la sencillez más absoluta, supone una invitación a la escolarización en el tercer mundo, pero también (y sobre todo) invita a la racionalidad en el mundo desarrollado.


lunes, 9 de abril de 2007

GILLETTE

Antonio López, "Lavabo y espejo"

GILLETTE
David Hidalgo Vernalte


Con el gesto más firme de tu mano,
deslizas la cuchilla entre la hombría
de tu mentón viril que desafía
a los años, sabiendo que es en vano.

Es el mismo gesto cotidiano,
la misma disciplina cada día:
curtir la piel, cortar a sangre fría
los restos del ayer y de lo humano.

Es el mismo silencio con que abraza
la eterna primavera de azulejo
que a tu espalda se burla de tu traza.

Es el mismo lavabo y tú más viejo,
es la misma cuchilla, la amenaza
del tiempo que te mira en el espejo.

miércoles, 4 de abril de 2007

BUENOS AIRES WORD

Descubro por la web una página sorprendente: Un alfabeto para escribir a Buenos Aires, en el que cada letra está sacada de la propia ciudad: de sus carteles, de sus alcantarillas, de sus señales de tráfico, de sus pintadas. La ciudad, ajena a las postales, aparece entre estas letras más auténtica que nunca:



Clica sobre la imagen para escribir con el alfabeto bonaerense


En http://www.buenosairesword.com.ar las palabras adquieren una magnitud diferente, al levantarse en la cotidianidad de una ciudad que acomoda su inmenso corpachón a los oficios manuales, entre ellos, claro, el de poeta.
Esas mismas calles retratadas en cada letra del alfabeto son las que retrata Borges en Fervor de Buenos Aires (1923):


LAS CALLES

Jorge Luis Borges



Las calles de Buenos Aires

ya son mi entraña.

No las ávidas calles,

incómodas de turba y de ajetreo,

sino las calles desganadas del barrio,

casi invisibles de habituales,

enternecidas de penumbra y de ocaso

y aquellas más afuera

ajenas de árboles piadosos

donde austeras casitas apenas se aventuran,

abrumadas por inmortales distancias,

a perderse en la honda visión de cielo y de llanura.

Son para el solitario una promesa

porque millares de almas singulares las pueblan,

únicas ante Dios y en el tiempo y sin duda preciosas.

Hacia el Oeste, el Norte y el Sur

se han desplegado – y son también la patria – las calles:

ojalá en versos que trazo

estén esas banderas.