martes, 10 de junio de 2008

ESCHER: Metamorphose



Las metamorfosis de Ovidio, La metamorfosis de Kafka, ésta de Escher que vemos arriba. El estado cambiante de las cosas es, sin duda, uno de los temas más atractivos en el arte y en la vida.
Cómo cambiamos, cómo cada instante la realidad, nosotros mismos, mudamos a una nueva versión de nosotros mismos.
Cada experiencia, cada emoción, cada pensamiento, nos hacen nuevos. Más viejos en el tiempo pero renovados como animales metamorfoseados, imperceptibles mutantes.
Panta rhei.
Y ese fluir de espacios y tiempos en el que vivimos es, precisamente, la vida.

4 comentarios:

Antonio Sánchez dijo...

A lo mejor no te lo crees _por eso de que ya sabes la obsesión que siempre he tenido con esto de ir cumpliendo años_ pero acabo de reflexionar sobre eso que dices de que envejecemos en el tiempo pero que nos metamorfoseamos con cada nueva vivencia... y te diré que no cambio ni una sola de las vivencias de estos últimos 10 años por muy viejo que me haya hecho; por mucho que ya no nos hagan descuentos en los aviones por ser menores de 26... En fin, y completando con esto un comentario que he hecho a nuestro Pablo-PAF, que soy mucho más feliz _más viejo_,pero infinitamente más feliz.
Gracias por la parte que te toca.
¡¡¡¡¡¡¡¡Ah!!!!!!!!! y MUCHAS FELICIDADES, porque precisamente hoy tú también eres un año más viejo.

PAF dijo...

Maravilla tremenda esta obra de Escher, y más vista así, en movimiento y con música. Me la copiaré, con tu permiso, para cuando explique a Heráclito, así como tus profundas palabras.
Comparto cada una de las cosas que has escrito aquí y en mi blog, acerca de la esencia de la vida... Me alegro de haberme metamorfoseado un poco al conoceros al gran Antonio, y a ti, con todo lo que me aportáis.

MA dijo...

Vengo de alfileres de luz. Me encanta vuestra página, pienso visitarla a menudo.

David dijo...

Se agradece, ma. Esperamos tus visitas y comentarios.
Gracias, Antonio. Sí que soy ya un año más viejo. O, según se mire un día más viejo que ayer o una hora más viejo que hace una hora. En fin.
Paf, un placer leerte, sobre todo en las interesantes reflexiones de tu blog...