lunes, 8 de septiembre de 2008

A Clori, detenida ante un semáforo



A CLORI, DETENIDA ANTE UN SEMÁFORO
David Hidalgo Vernalte

Imitando a tus labios la color
otro cíclope triple muestra rojo
el escándalo vítreo de su ojo
que detiene las toses del motor.

Entre el tráfico, ajena a su clamor,
aprovechas la espera sin enojo,
te peinas y te miras de reojo
en el viejo cristal retrovisor.

Mientras tanto, impaciente de tu piel,
muero por escuchar el sobresalto
de tu coche subiendo por la cuesta.

Qué mordiente la espera, qué cruel
el tiempo detenido en el asfalto
cuando viene el amor en un ford fiesta.


6 comentarios:

Sergio B. Landrove. dijo...

Otro soneto increíble.

Muchas gracias por compartirlo con nosotros.

Un abrazo.

angie dijo...

a todos los semáforos,
que esperaban
para que aprendiera a miguel hernández

Los tres mosqueteros dijo...

¿En qué te pareces tú a un semáforo? Posibles respuestas:
A)Al principio eres todo verde y de "repenete" te pones en rojo. ¡No pasar!
B)Cuando no estás en ámbar no sabemos si tirar por la derecha o tirar por la izquierda (Ilde dixit)
C)Cuando estás apagado o fuera de cobertura no hay manera de encontrarte.
D)Todas son verdaderas.
E)Todas son falsas.

David dijo...

Sergio: Gracias a ti por pasarte por aquí a dejar comentarios.
Angie: qué sería de nosotros sin Hernández
Mosqueteros: ¿D?

Carlos dijo...

Apunta un par de fans más a tu club.
Sabía yo de tus andanzas poéticas y cual no ha sido mi sorpresa, excavando en google con tu nombre como herramienta, buscaba oro y encontré diamantes.
Me ha encantado lo que he leído, felicidades, estaré allí el lunes por la noche.

MA dijo...

Joder, que abandonados nos tienes.