viernes, 30 de octubre de 2009

DON JUAN



Ya no gritan los malditos con que comenzaba noviembre cada año, nadie baja a las cabañas ni sube a los palacios, nadie invita a cenar a un convidado de piedra, ni siquiera nadie se declara en un sofá. Nostalgia.