lunes, 28 de junio de 2010

DE CÓMO EL PEZ SE CONVIRTIÓ EN PESCADO


DE CÓMO EL PEZ SE CONVIRTIÓ EN PESCADO

David Hidalgo Vernalte

A veces es bastante el mar, el cielo;
el mismo mar de ayer, tan semejante
al mismo cielo. A veces es bastante,
para la muerte, azar azul sin duelo.

Para la muerte a veces basta el vuelo
del brillo detenido en un instante;
para la muerte a veces es bastante
el tiempo suficiente y un anzuelo.

(Sin más gloria, termina así la historia
de cómo el pez se convirtió en pescado,
ya que, aun siendo tan corta su memoria,

tiene menos futuro que pasado:
en la lonja, la cifra decisoria,
la vida eterna a precio de mercado.)

No hay comentarios: